Skip to content

Mononucleosis en el higado

Mononucleosis hígado

Las infecciones por el virus de Epstein-Barr se relacionan con la hepatitis hepatocelular la cual afecta el hígado. La frecuencia de esta asociación varía con la edad. Se estima que es del 10% en adultos jóvenes y del 30% en ancianos, que se presenta como una hepatitis viral anictérica. La enfermedad hepatocelular suele ser leve. Puede pasar desapercibido clínicamente y se resuelve espontáneamente. Puede haber un ligero aumento transitorio temprano en las transaminasas séricas y es el único precursor de resultados positivos para una prueba de heterófilos.

Solo se han informado algunos casos de enfermedad hepática colestática. Mientras que la colestasis puede ocurrir durante la fase de convalecencia de cualquier forma grave de hepatitis viral, la elevación de la fosfatasa alcalina y los niveles elevados de bilirrubina generalmente no se asocian con la infección por VEB. El mecanismo para el componente obstructivo es desconocido; se supone que está relacionado con un “conducto biliar ligeramente inflamado” en lugar de una infección de las células epiteliales de los conductos biliares.

Excepto en el trasplante o entre pacientes con inmunodeficiencia, como el VIH, la enfermedad linfoproliferativa ligada a X o la quimioterapia contra el cáncer, las infecciones por VEB rara vez se asocian con insuficiencia hepática aguda fulminante. La infección por el virus Epstein-Barr puede desencadenar hepatitis autoinmune en individuos susceptibles.

La patogénesis subyacente y los mecanismos inmunológicos de la hepatitis aguda y crónica asociados con la infección por VEB son desconocidos. La inmunohistoquímica identificó el infiltrado linfocítico T positivo para CD y CD como posibles causas subyacentes.

Complicaciones

Además del riesgo de ruptura esplénica, las complicaciones de la infección por VEB son raras. Parece haber una relación causal entre la infección por VEB y el síndrome de fatiga crónica.

En 1983 se informó el primer caso de úlcera peneana aislada asociada a mononucleosis infecciosa. Han sido reportados desde entonces varios casos de genitales, orogenital y úlceras digitales, lo que complica infecciones por VEB. El reconocimiento de esta etiología en el diagnóstico diferencial del síndrome de úlcera genital puede evitar un diagnóstico erróneo de herpes genital y sus implicaciones.

Hay varios puntos sobre VEB. En la atención primaria, particularmente cuando hay un alto nivel de infecciones respiratorias superiores virales o faringitis por estreptococos del grupo A en la comunidad, el diagnóstico de una infección leve por VEB es difícil, si no imposible. El diagnóstico requiere un alto nivel de sospecha y respaldo de datos de laboratorio. Varios agentes etiológicos causan presentación clínica superpuesta, como hepatitis viral (A, B y C), infección por virus herpes simple, infección por herpes humano, citomegalovirus, VIH, hepatitis inducida por fármacos, hepatitis autoinmune y toxoplasmosis.

La faringitis exudativa del virus de Epstein-Barr a menudo se confunde con la faringitis estreptocócica. Si se trata con penicilina, se produce un sarpullido maculoeritromático no pruriginoso. La erupción podría diagnosticarse erróneamente como alergia a la penicilina.

El grado de afectación hepática asociada con las infecciones EVB siempre varía. La enfermedad hepática hepatocelular leve autolimitada es común. Se manifiesta por una elevación transitoria de los niveles de alanina aminotransferasa. La enfermedad hepática colestática es menos frecuente y también es auto limitada. Diagnosticado erróneamente, podría llevar a una investigación costosa y prolongada. La enfermedad hepática fulminante es extremadamente rara; afecta al trasplante de hígado y a los pacientes inmunocomprometidos.

Otro tema interesante :

Mononucleosis contagio