Skip to content

Mononucleosis en niños

Mononucleosis infecciosa en niños

Los niños y adolescentes con mononucleosis pueden tener síntomas similares a los de la gripe (como fiebre, dolores musculares, cansancio y dolor de garganta), que desaparecen por sí solos después de unas pocas semanas de descanso y abundantes líquidos.

La mononucleosis generalmente es causado por el virus de Epstein-Barr (VEB), un virus muy común al que la mayoría de los niños están expuestos en algún momento mientras crecen. Los bebés y niños pequeños infectados con EBV generalmente tienen síntomas muy leves o ninguno en absoluto. Pero los adolescentes y adultos jóvenes que se infectan a menudo desarrollan mono.

Mono se transmite a través de besos, tos, estornudos o cualquier contacto con la saliva de alguien que ha sido infectado con el virus. (Así es como mono recibió el apodo de “la enfermedad de los besos”). También se puede propagar al compartir una pajita o un utensilio para comer. Los investigadores creen que el mono también se puede transmitir sexualmente.

Sintomas mononucleosis en niños

Los síntomas de la mononucleosis en niños es grave hasta cierto punto . Generalmente aparecen entre 4 y 7 semanas después de la infección con el virus y pueden incluir:

  • Cansancio
  • fiebre
  • dolor de garganta con amígdalas hinchadas que pueden tener manchas blancas
  • pérdida de apetito
  • ganglios linfáticos inflamados (comúnmente llamados glándulas, localizadas en el cuello, las axilas y la ingle)
  • dolores de cabeza
  • Músculos adoloridos
  • debilidad
  • hígado o bazo más grande de lo normal
  • erupción cutanea
  • dolor abdominal

Los síntomas de la mononucleosis generalmente desaparecen en 2 a 4 semanas. En algunos adolescentes, sin embargo, el cansancio y la debilidad pueden durar meses.

Mononucleosis y Deportes

Los médicos recomiendan que los niños que se ponen mono eviten los deportes durante al menos un mes después de que los síntomas desaparezcan porque el bazo generalmente se agranda temporalmente de la enfermedad. Un bazo agrandado puede romperse fácilmente, causando hemorragia interna y dolor abdominal, y requiere una cirugía de emergencia.

Se deben evitar las actividades vigorosas, los deportes de contacto, el levantamiento de pesas, las porristas o incluso la lucha libre con hermanos o amigos hasta que el médico diga que está bien.

Complicaciones

La mayoría de los niños que contraen mononucleosis se recuperan completamente sin problemas. En casos raros, sin embargo, pueden ocurrir complicaciones. Estos pueden incluir problemas con el hígado o el bazo, anemia, meningitis, dificultad para respirar o inflamación del corazón.

Prevención y tratamiento

No hay vacuna para proteger nuevamente el virus de Epstein-Barr. Pero puede ayudar a proteger a sus hijos del mono, asegurándose de que eviten el contacto cercano con cualquiera que lo tenga.

Muchas personas que tienen mono no tendrán síntomas, pero aun así pueden pasarlo a otros. Por lo tanto, los niños deben lavarse las manos bien y con frecuencia, y no compartir bebidas ni utensilios para comer con otras personas, incluso personas que parecen sanas.

El mejor tratamiento para mono es descansar lo suficiente, especialmente al principio de la enfermedad cuando los síntomas son más severos. El acetaminofén o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar la fiebre y los músculos adoloridos. Nunca le dé aspirina a un niño que tenga una enfermedad viral porque su uso se ha relacionado con  el síndrome de Reye, lo que puede provocar insuficiencia hepática e incluso puede ser fatal.